martes, 17 de junio de 2008

El incidente y la extrañeza

Shyamalan ha vuelto. Y lo ha hecho con otra campaña mediática de esas que dejan confundido al personal, pero que permiten una buena recaudación el primer fin de semana. Su nueva película, El incidente, no es ni mucho menos un filme catastrofista al uso. Al menos al uso del Siglo XXI. Las referencias son -como en la, por momentos estupenda, La guerra de los mundos de Spielberg- la serie B de los 40 y 50 y el cine de Hitchcock. En este caso, la reescritura (la palabreja de moda este año) de modelos ya clásicos nos permite acercarnos a un título en el que -mientras resuenan las conspiraciones comunistas del pasado- palpamos los miedos terroristas del presente.

La familia -como en toda la obra del hindú- es el eje sobre el que gira un entramado argumental un tanto inverosímil y risible que no empeña la buena labor del cineasta a todos los niveles formales. El plano secuencia en el parque, la constante amenaza del viento -que se integra en el perfecto score de Newton Howard- o la calculada suspensión dramática dan buena cuenta del talento de un director que había naufragado en la descompensada y autoparódica La joven del agua.

Retomando ahora el tono de El Bosque -su mejor película-, ha conseguido capturar un estado de extrañeza que traspasa la pantalla y afecta al espectador. ¿A qué se deben las confesiones matrimononiales de la pareja en medio de la catástrofe? ¿Por qué todo sucede en el fuera de campo? ¿Son las interpretaciones malas o voluntariamente inverosímiles? ¿Es un espacio onírico la model house que visitan los personajes? ¿Es posible tomarse en serio a Mark Whalberg hablando con una planta? Todas estas preguntas y muchas más quedan en el aire tras ver El incidente, un filme suicida no sólo a nivel argumental. Un título con el que Shyamalan demuestra ser un autor minimalista y con discurso en plena industria Hollywoodense. Pese a las flaquezas de guión.

5 comentarios:

videodromo dijo...

Carles yo me sumo a tu opnión, y además planteo otra pregunta, ¿por qué la gente dice la película tiene muchas cosas que la hacen flaquear, pero todo el mundo lo justifica y la aprueba, al igual que pasó con Indiana Jones? ¿por qué deicen qe algo es bueno, cuando es malo?

Carles Matamoros dijo...

Hola videodromo. No me queda claro si te ha gustado la película del hindú. A mi Indiana Jones me decepcionó profundamente. Encontré que las autocitas ya no funcionaban y me recordó más a un videojuego tipo Tomb Raider que a una peli de aventuras de las de antes. No es que esto sea malo, pero Lucas & Spielberg se quedan en terreno de nadie. Además, la fotografía me pareció demasiado luminosa, más falsa que unos personajes sin carisma y desubicados.

En cuanto a El Incidente, si la pienso fríamente descubro muchos defectos. Aunque, claro, una serie de aspectos buscados por el director (el humor, los suicidios colectivos con la pistola, la estupenda secuencia sonora en el columpio, el juego con el fuera de campo) y otros quizás no pretendidos (lo ridículo de los diálogos, lo autoparódico de las interpretaciones y lo del rollo del cambio climático) acaban configuarando una peli irregular, pero muy rara que a mi me transmite una atmósfera peculiar e inquietante. Salí del cine chocado e interesado por la peli. Quizás a otros les ha pasado lo mismo. A veces, más que argumentos objetivos, lo que priman son las sensaciones.

Hasta pronto!

M. Jordan dijo...

Me sumo a Carles en que a veces los argumentos objetivos (si es que existen) deben quedar de lado en favor de las sensaciones. Catalogar las películas de buenas o malas no deja de ser una forma de subjetivismo, y lo único que cada cual puede hacer para defender su opinión es argumentar bien. Por lo demás, la pregunta "por qué dicen que algo es bueno cuando es malo?" se respondería con un: cada cual tiene su opinión, aunque los demás seamos libres de valorarlas de una manera o de otra (que esa es otra!).

Personalmente disfruté de "El incidente" a pesar del descolocamiento que me causó. Adentrarse en cada película de Shyamalan se está convertiendo en comprar una entrada en blanco, sin saber bien qué te vas a encontrar, lo cual es gratificante a la par que arriesgado.

Por el resto, creo que tendré que acabar por hacer una crítica de esta peli y equilibrar un poco la balanza en su favor. Que bien merecido se lo tiene.

Clementine dijo...

Hey, Carles! Bienvenido a la blogosfera! A ver si yo también le doy a la tecla en este verano sobre el asfalto charro. Veré El incidente esta semana, aunque hasta aquí no llega la VO y puede ser una experiencia, además de inquietante, pavorosa, jeje. Ens veiem per aqui! ;)

Carles Matamoros dijo...

Hey Clenmentine! ¿De vacaciones? Irla a ver doblada es un riesgo considerable. Pero dado que las interpretaciones son puras caricaturas puede tener su gracia...
Ya me contarás que tal! Y no te olvides de lo de Sitges...Fins aviat!